Acueducto de Segovia
Horarios y fechasTodo el añosiempre abierto
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades GratisWeb
Descripción

El Acueducto romano de Segovia es, sin ninguna duda, una de las referencias arqueológicas más conocidas a escala nacional e internacional y, desde luego, el símbolo de la ciudad de Segovia, junto con el Alcázar.

Se trata de la obra de ingeniería civil romana más importante de España y uno de los monumentos más significativos y mejor conservados de los que dejaron los romanos en la península Ibérica.

Esta milenaria obra hidráulica situada en la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia, tenía por objeto captar las aguas del río Frío para abastecer a la población, al pie de la Sierra de Guadarrama y conducirlas a Segovia, distante unos 17 kilómetros.

Los romanos construyeron un canal con una pendiente media del 1%, que se encontró con una única dificultad, el cruce del río Clamores.

Aspectos técnicos

El acueducto alcanza su máxima altura a 28,50 metros del suelo y cuenta con una arquería de 760 metros de longitud. Además está formado por dos filas de arcadas superpuestas, que a su vez se encuentran apoyadas en 128 pilares.

Por la parte superior del canal, que originalmente medía 30x30 centímetros, se hacía llegar el agua a la ciudad.

Se encuentra dividido en tres tramos:

  • Primer tramo: desde el inicio hasta la actual obra, donde el canal transcurría a cielo abierto.
  • Segundo tramo: está formado por la obra aérea, mampostería o arcaos, que alcanza una altura de 28,10 metros.
  • Tercer tramo: se vuelve a enterrar, bajo las calles del casco urbano.

Construcción

Por iniciativa de los Reyes Católicos fue restaurado después de 1484 y desde entonces ha sido mantenido y utilizado. Entre 1929 y 1930, el conducto de piedra del siglo XVI, que había sustituido al de madera, fue cambiado por un canal de cemento.

La parte visible del acueducto, de gran valor estético y monumental, no deja de ser un pequeño tramo de todo el complejo hidráulico que puede visitarse casi en su totalidad.

Las recientes excavaciones arqueológicas realizadas a los pies del monumento durante su última restauración, han aportado datos que apuntan una fecha en torno a comienzos del siglo II d.C., y más concretamente durante la época final del gobierno de Trajano, 117 d.C. y principios de Adriano, 117 d.C. hasta el 138 d.C.

Leyenda del diablo

Si visitamos el Acueducto de Segovia, podremos ver en la calle San Juan, una controvertida figura de un diablo. Se trata de un elemento del patrimonio cultural inmaterial que forma parte de la memoria colectiva de los habitantes de la ciudad. Esta figura evoca una leyenda, ¿quieres conocerla? ¡Pues sigue leyendo!

Cuentan que el constructor del acueducto fue el diblo y no los romanos. Pues éste sería el artífice de esta magnífica obra.

Una joven aguadora, cansada de portar los cántaros por las empinadas calles de la ciudad, llegó a ofrecer el alma al diablo si a cambio le construía un acueducto, que le llevara el agua a casa y le librara de tan penosa tarea. No tardó en materializarse la figura de Satán, que aceptó gustoso el reto y se comprometió a construir el puente en solo una noche. El alma de la joven sería suya si conseguía acabar el trabajo antes de que cantara el gallo.

La segovianita rezó toda la noche para evitar el trance, mientras legiones de diablillos se empleaban a fondo colocando piedra sobre piedra y levantando la mole de granito. Pero las plegarias de la moza hicieron efecto: cuando el gallo cantó, al diablo solo le quedaba una piedra por colocar. Dicen que los agujeros de las piedras son las huellas de las pezuñas de Lucifer, que huyó con rabia.

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas