Bosque de Secuoyas de Cabezón
sin valorar
0
Gratis
Horarios y fechasTodo el añosiempre disponible
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades Gratis39500 Cabezón de la Sal, Cantabria
Descripción

El Bosque de Secuoyas de Cabezón es un Espacio Natural Protegido de Cantabria, declarado Monumento Natural e incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria.

La parcela de secuoyas del monte Cabezón, ubicada en la comarca de la Costa Occidental, se plantó en la segunda mitad de los años cuarenta del siglo pasado. Aunque ahora pueda resultar inesperada su presencia en este ambiente costero de Cantabria, su existencia responde a las circunstancias concretas de un período histórico marcado por la política autárquica del régimen. 

En ese contexto se plantan las secuoyas del monte Cabezón, que perviven hoy como reflejo de aquella política forestal, de aquel momento económico, y de aquella actividad experimental a la búsqueda de las especies madereras más adaptadas a las necesidades de producción industrial.

Hoy en día persisten en las 2,5 hectáreas, 848 ejemplares de esta especie, con una altura media de 36 metros y un perímetro medio de 1,6 metros, así como 25 pies de Pinus radiata. Se incluye en el paraje de Monte Las Navas, en el Monte Cabezón, en Cabezón de la Sal.

En el bosque, ubicado en la CA-135, que une las localidades de Cabezón de la Sal y Comillas, puede realizarse una ruta circular de 2 kilómetros, perfecta para disfrutar el entorno natural en familia

Además una parte del recorrido está adaptado y hay un aparcamiento junto al acceso de esta plantación.

¿Cómo llegar?

Para llegar a este bosque debemos salir en coche desde Santander y coger la autovía A-67 hacia Torrelavega, para a continuación coger la A-8 dirección Oviedo y salirnos en la salida hacia Comillas

Siguiendo las indicaciones hacia Comillas, a un kilómetro de la salida, encontramos a la izquierda en una curva un cartel que indica el lugar, justo en el cartel que indica el límite entre Cabezón de la Sal, Udías, y un pequeño aparcamiento, donde deberemos dejar el coche.

La ruta

Comenzamos la caminata descendiendo por la senda y comenzamos a ver las primeras secuoyas a nuestra izquierda, con sus impresionantes troncos y una copa, que nos impide ver enteramente el sol. 

Las secuoyas, al ser de hoja perenne, tienen hojas durante todo el año. Las vistas tanto en horizontal como hacia arriba son espectaculares y merece la pena pararse casi a cada paso para disfrutar del paseo. Al llegar a un banco de madera, seguiremos bajando, hasta una parte del sendero donde vemos unas escaleras realizadas en madera, en el lado izquierdo, casi de frente del sendero por el que hemos bajado. 

Es fácil no verlas, pero si nos las pasamos y seguimos bajando, enseguida se abren claros en el bosque y se dejan de ver las secuoyas a nuestra izquierda, así que desharíamos el camino andado y nos fijaríamos un poco más hasta encontrar las escaleras de bajada.

Al llegar abajo de las escaleras, cruzando una zona con unos pinos enormes, encontramos otro banco y tres o cuatro ejemplares de secuoyas realmente espectaculares. Tras hacernos las fotos de rigor, pasamos a realizar la parte del camino que más impresiona, cogiendo un sendero que veréis aparecer a la izquierda según bajamos, justo al final de las escaleras. 

El sendero cada vez tiene un paso más complicado y lo han solventado con unas escaleras, por lo que es un paseo sencillo y sin grandes complicaciones. Al cabo de media hora  llegamos de nuevo al banco inicial y al aparcamiento de coches.

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas