Juegos tradicionales infantiles
sin valorar
0
Lúdico
Gratis
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades Gratis
Descripción

Una sesión con juegos de los de toda la vida siempre es bienvenida. 

Los juegos tradicionales son aquellos a los que todos hemos jugado alguna vez durante nuestra infancia y que han perdurado en el tiempo, muchos de ellos porque permanecen en la memoria de los más mayores como parte de su tradición.

En su mayoría se trata de juegos al aire libre que se disfrutan con otros amigos y amigas, lo que permitirá a los peques divertirse a la vez que corren, saltan, hacen ejercicio y se relacionan con otros niños. 

Los juegos que os vamos a presentar siguen siendo necesarios a día de hoy para que los niños y niñas desarrollen su capacidad intelectual, física, la amistad, el deporte, la creatividad, la imaginación, aprender a ganar y a perder, etc.

Juegos tradicionales infantiles 

  • Sambori: se juega por turnos individuales, y cada jugador deberá lanzar una piedra sobre el terreno de juego cuando sea su turno. El primer jugador lanza su piedra que tiene que caer en la casilla número 1 sin tocar las líneas. A continuación, salta, a la pata coja, directamente a la casilla número 2, hace todo el recorrido y al volver a la casilla 2 se agacha para coger la piedra y acaba el recorrido. Si lo hace correctamente vuelve a tirar la piedra, esta vez a la casilla 2, y vuelta a empezar. Si falla porque pisa alguna línea o casilla incorrecta o la piedra no entra en el cuadro deseado pasa el turno al siguiente jugador. El vencedor del juego es el que completa todo el recorrido pasando por todas las casillas.

  • Pelota a la pared: en el juego todos los jugadores se deberán numerar para establecer un turno, y una vez numerados comienza el jugador número 1 lanzando la pelota contra la pared, cuando la pelota rebota, el jugador número 2 la debe lanzar de nuevo a la pared golpeándola una sola vez, y así sucesivamente. La pelota puede botar tantas veces como sea, pero debe ser devuelta a la pared por el jugador con un solo golpe con cualquier parte del cuerpo. El jugador que falla porque no llega a tiempo a golpearla o realiza más de un golpe en su turno, queda eliminado, ganando el último que falla.
  • Gallinita ciega: en el juego se empieza eligiendo al participante que paga para taparle los ojos, es decir, al que hará de gallinita ciega. El resto de niños, cogidos de las manos, formarán un círculo alrededor de la gallinita ciega, y éste tendrá que dar tres vueltas sobre sí mismo tras decir el siguiente verso popular infantil: "Gallinita, gallinita ¿qué se te ha perdido en el pajar? Una aguja y un dedal… Da tres vueltas y la encontrarás". Es entonces cuando la gallinita ciega deberá ir en busca del resto de niños que pueden moverse sin soltarse de las manos. Cuando la gallinita ciega atrape a otro participante, deberá adivinar quién es mediante el tacto y si acierta pasa a pagar el otro niño.
  • El pañuelo: se forman dos equipos con al menos 3 personas en cada grupo. A cada miembro del equipo se les asigna un número. Una persona independiente a los dos equipos será quien sujete el pañuelo. Esta persona dirá en voz alta uno de los números asignados para que esas personas corran hacia el pañuelo, lo cojan y vuelvan a su punto de partida sin que sea cogido por el contrincante. Si lo coge éste queda eliminado. Los números de los jugadores eliminados pasarán a otro jugador del equipo que continúe jugando. Ganará el equipo al que le quede el último jugador activo.

  • Pollito inglés: se sortea entre los niños quién paga. Aquel que paga, cara a la pared dice tocándola: “Un, dos, tres, pollito inglés“. Los demás jugadores, a una distancia fijada, tratan de acercarse a él, quien tiene derecho a volverse después de decir “un, dos, tres, pollito inglés“, si al volverse sorprende a algún jugador en movimiento este es eliminado o vuelve al punto de partida. El objetivo es llegar a tocar la pared y salvarse; o tocar al jugador que paga. El último jugador que queda paga. Se puede jugar en terreno abrupto y empinado, es más difícil sostenerse quieto y llegar arriba a donde está el que paga ya que hay que cogerse con las manos y trepar…
  • Pan, vino y tocino: el secreto consiste en mover la cuerda a mucha velocidad para incrementar la dificultad del participante. Al canto de “ino, ino, ino” la velocidad de la cuerda se incrementaba de manera notoria. Las carcajadas se sucedían cuando cualquiera de los jugadores se equivocaba, tropezaba o caía. Pan, vino, tocino Ino, ino, ino, ino…
  • Pies quietos: se colocan tantas piedras como jugadores formando una circunferencia y separadas dos o más metros unas de otras. Los jugadores se ponen cada cual con el pie sobre una piedra. Entonces uno de ellos lanza una pelota a otro cualquiera y si éste la atrapa en el aire, a otro, y así hasta que se le escapa a alguno, en cuyo momento éste se lanza a coger la pelota y los demás huyen de ella. Cuando la coge dice: ¡Pies quietos!, y los demás deben quedarse donde están, pues si se mueven pierden. A continuación, el que lleva la pelota da tres pasos largos hacia cualquiera de los jugadores y le tira la pelota con fuerza. Si lo toca pierde un pique el jugador tocado, y si no, el que ha tirado. Cuando un jugador ha perdido tres piques se retira, y gana el que menos piques haya perdido al terminar el juego.

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas