La Estanca de Borja
sin valorar
0
Gratis
Horarios y fechasTodo el añosiempre disponible
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades GratisWeb
Descripción

El lago artificial de la Estanca de Borja se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la localidad de Borja. Este pueblo se encuentra en la provincia de Zaragoza, más concretamente en la comarca de Campo de Borja.

Este estanque natural, además de tener un atractivo especial meramente natural, alberga muchísima historia que proviene de la mano del Camino de Tudela. Este trayecto, que nos conduce hasta ella, nos va a permitir descubrir tesoros que a simple vista parecen imperceptibles. ¿A qué esperas para descubrirlos?

El Camino de Tudela

Para llegar a La Estanca hay que tomar el Camino de Tudela, que mencionábamos anteriormente. 

Este camino coincide con la antigua calzada romana que enlazaba "Bursao" con la famosa vía que unía "Caesaragusta" (Zaragoza) con "Astúrica" (Astorga).

El recorrido, tanto si se realiza a pie, en bicicleta o en otros medios de transporte, ofrece varios puntos de interés en los que se recomienda una parada. De este modo, a mitad de camino podremos encontrar varios pilares votivos:

  • El primero de ellos es conocido como "El Pilar del Maco" y se encuentra a unos dos kilómetros de Borja, en un montículo situado a la derecha del camino. Este pilar data de 1873 como aparece reflejado en su inscripción y está formado en su mayoría por piedra caliza.
  • El "Pilar de Santa Bárbara", es el segundo que encontraremos durante el trayecto y se encuentra en lo alto de una loma, a la derecha del camino. Su ubicación no es la original, ya que se trasladó hasta este punto en 1744.

La Estanca

Este lago artificial de casi 500 años contiene mucha miga acerca de su antigüedad y origen de la misma. 

En 1320, por orden del rey Alfonso IV de Aragón mandó a construir en la Villa de Borja, este estanque destinado a embalsar en ella las aguas provenientes de la acequia de Sorbán. 

Además de su finalidad propiamente agrícola, las aguas del estanque, se aprovechaban para la cría de pescado, el cuál se vendía posteriormente. 

A día de hoy, desde el punto de vista turístico, son muchas las posibilidades que ofrece este paraje. 

En primer lugar, los aficionados a la ornitología tienen en este espacio, la posibilidad de avistar diferentes especies de aves, que son reclamos suficientes para atraer a un buen número de visitantes. También los amantes de la pesca tienen aquí su punto de ocio y encuentro.

Por último, senderistas y ciclistas disfrutan del recorrido por el Camino de Tudela, al igual que lo hacen los amantes de la naturaleza o familia y amigos, que quieren disfrutar de un día al aire libre en un paraje singular.

La Casa de la Estanca

La Casa de la Estanca es un edificio que se construyó con doble funcionalidad. La primera de ellas, era proteger la salida de las aguas de la estanca, y la segunda, servir como vivienda para el "estanquero", persona encargada de cuidar y velar por la seguridad de La Estanca.

Este tipo de construcciones servían para el control, funcionamiento y aprovechamiento de los recursos hídricos. Sin embargo, lo que realmente hace especial a La Estanca de Borja, es la persona que la construyó y el estilo de la misma. 

Se trata nada más y nada menos que de Antón Veoxa, un alarife mudéjar que construyó también la Casa Consistorial de Borja y participó en la construcción de la Colegiata Santa María.

El edificio consta de tres plantas y tiene forma cuadrada. Su base es de sillares de piedra, mientras que el resto es de ladrillo.

Es este ladrillo el que decora con figuras de rombos las cuatro fachadas y que dan ese aspecto tan reconocible del estilo mudéjar aragonés.

En el 2012 el Gobierno de Aragón la declaró Bien de Interés Cultural y forma parte del "Aragón Mudéjar".

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas