La huerta valenciana es una de las estrellas del mercado, pero no solo el aroma de las naranjas atrae al comprador, sino que las especias y hierbas valencianas que se reciben de Oriente también son los protagonistas de las calles del Mercado Central de Valencia.

La arquitectura del Mercado Central de Valencia

La construcción de este edificio corresponde a los arquitectos Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler. Comenzó en el año 1914 y ambos fueron colaboradores del arquitecto Domènech i Montaner, que se caracterizó por crear su propio estilo en cuanto al modernismo.

Se trata de un edificio que ocupa más de 8.000 metros cuadrados, en los cuales la luz es la principal protagonista, ya que está presente en cada rincón. La cúpula es una de las principales delicias en cuanto a arquitectura se refiere, y es que, revestida con mosaicos de colores, aporta al interior una maravilla de juegos y luces.