Molí Vell de La Mola
Horarios y fechasTodo el añosiempre disponible
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades GratisWeb
Descripción

En una porción de territorio tan pequeña como Formentera, en donde los recursos terrestres y marinos han condicionado notablemente la vida en la isla, la frontera entre valor cultural y valor natural muchas veces es difícil de establecer. Prueba de ello es la amplitud de nuestro patrimonio etnológico, que constituye un verdadero esquema de aprovechamiento sostenible de los diferentes recursos naturales. De este extenso patrimonio destacan los molinos para elaborar harina.

Presentados como uno de los elementos arquitectónicos más curiosos que encontramos en el paisaje de Formentera, más allá de sus famosos faros, encontramos estas construcciones. Los molinos eran esenciales en la vida campesina del pasado, donde lo que proporcionaba el campo era el principal medio de subsistencia. 

¿Un poco de historia?

La presencia de molinos va ligada a la importancia que ha tenido el trigo en la isla de Formentera. Este cereal era un producto alimenticio básico para la población y el proceso de convertir el grano en harina, se llevaba a cabo con los denominados “molins”. Eran relativamente pequeños y se solían ubicar en alguna dependencia próxima a la casa. Pero ya en el siglo XVIII, se empezaron a construir otros de mayores dimensiones, utilizando otro sistema más complejo y accionados con la fuerza del viento, de manera que permitían un mayor rendimiento.

En Formentera llegaron a funcionar 7 molinos de viento para moler grano: el Molí Vell y el Molí d’en Botigues, situados en la Mola; el Molí d’en Teuet i el Molí de ses Roques, en la proximidades de Sant Ferran; el Molí d’en Mateu y el Molí d’en Jeroni, a poniente de la iglesia de Sant Francesc, y el ya desaparecido Molí d’en Simon, en Es Cap de Barbaria. Todos comparten una misma tipología de construcción y de mecanismo, caracterizada por la torre cilíndrica y 6 aspas.

El Molí Vell de la Mola es uno de los tres molinos documentados en el siglo XVIII. En la romana de su maquinaria lleva grabada la fecha de 1778, considerado el año de su construcción. En 1781 Francesc Serra "Rempuixa" y Josep Costa, vendieron el molino a Bartomeu Mayans "Moliner", familia que lo ha mantenido hasta 1993, cuando fue adquirido por la Fundació Illes Balears, la actual titular.

Actualmente este molino está abierto al público.

Visita al Molí Vell de La Mola

El Molí Vell de La Mola presenta una forma sencilla de cilindro con techo cónico, que se divide en tres plantas: una superior donde se encuentran los engranajes, una central donde se obtiene la harina y una planta baja que servía de almacén. 

De todos ellos el que mejor se conserva es el Molí Vell de La MolaEn los meses de temporada estival se puede visitar este precioso molino en horario de 9:30 a 13:30h (excepto domingos). Es posible entrar y acceder al piso superior para ver los engranajes y funcionamiento del interior del molino.

Y esto no es todo, para aprovechar tu visita al Molí Vell al máximo, no dudes en visitar uno de los tres faros de la isla de Formentera, el Faro de la Mola. Situado en la parte oriental de la isla cuenta con un entorno mágico y alberga en su interior un interesante museo perfecto para visitar en familia, donde podrás conocer la estrecha e indudable relación de la isla de Formentera con el mar.

Fotos: Turismo de Formentera.
ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas