Ruta por el barrio judío de Girona
sin valorar
0
Horarios y fechasTodo el añosiempre disponible
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades hasta 2.00€
Descripción

Las calles estrechas y húmedas de piedra que conserva Girona nos permiten adentrarnos en el pasado judío de la población y hacernos una idea de cómo era la vida del milenio pasado. Girona tiene uno de los barrios judíos mejor conservados de la península, en la comarca del Gironés y tenemos que aprovecharlo.

Las edificaciones que aún se conservan, como la casa del Consejo judío o el cementerio, además de un museo muy actual, nos permiten contextualizar el legado judío y ver como ha sido integrado al día a día de los gerundenses. En la zona de Cataluña se llama call a los barrios que en otras zonas se denominan juderías.

Historia

Los judíos se establecieron en Girona entre los siglos X y XIV al lado de la Catedral y en la actual Calle de la Força, antes Calle de Sant Llorenç, como centro de la actividad. Su solvencia económica y adquisición de bienes inmuebles a la ciudad va a ser muy destacada, hecho que enfrentaba a los cristianos que dejaban de recibir rentas de estos nuevos inquilinos y los monarcas que aceptaban su presencia y les ofrecían protección.

Las últimas décadas de presencia judía en Girona se caracterizan por la fuerte presión que recibían, no podían vivir fuera del call y si salían tenían que identificarse con un círculo rojo. De este legado nos queda el Call judío de Girona, uno de los mejor conservados de Europa y que podréis conocer de cerca si os acercáis a la capital del Gironés.

La ruta

Empezaremos nuestra ruta por el Museo de Historia de los Judíos, hace falta entrar en el denominado Centro Bonastruc ça Porta, en la Calle de la Força número 8, casa propiedad de este médico y filósofo, uno de los miembros más destacados de la comunidad, de una gran popularidad en Cataluña y con una calle con su nombre en Jerusalén.

Este museo está dedicado a todas las comunidades judías medievales, pero hace especial referencia a la gerundense. Nos acerca su historia, cultura, gastronomía, costumbres, oficios… en definitiva, el carácter que permitió el esplendor de la comunidad judía al siglo XIII, aunque existieran fuertes movimientos de repulsa. Además, contiene la colección lapidaria hebrea más importante de España. El museo está abierto todos los días de 10 a 18h excepto los domingos y festivos que cierra a las 15h, la entrada cuesta 2 euros y permite el uso de un audioguía.

La casa de Bonastruc ça Porta, juntamente con la casa Boschmonar, al número 21 de la calle de la Força, se cree que es dónde al siglo XIV había situadas las dos sinagogas que coexistieron durante unos años, eran las escuelas, baños y centros de culto de la comunidad judía. Pero, aparte de algunos indicios, no se conocen exactamente los emplazamientos de los edificios principales de la vida judía y por tanto os recomendamos caminar por este barrio, entre la Catedral y la Universidad, con los ojos bien abiertos para captar todos los detalles que podáis, disfrutando así de sus callejones del casco antiguo de Girona.

¿Qué más ver?

  • La subida de la Virgen de la Pera: está situada a la derecha de la calle de la Força y termina en uno de los pórticos del casco antiguo de Girona, siguiéndola podremos llegar al límite superior del barrio judío.
  • La Pabordia: se trata de un conjunto de edificaciones donde estaban los baños públicos entre los siglos XIII y XIV. Podremos llegar siguiendo la subida de la Verge de la Pera.
  • Placeta del Institut Vell: situada casi al final de la calle de la Força, donde hay varias construcciones muy significativas respecto al paso de los judíos por Girona a la época medieval. En la plaza está la Canonja Vella, un edificio del siglo XII, en el interior se puede encontrar un antiguo callejón paralelo a la calle de la Força y que actualmente está tapiado.
  • Las casa del río Onyar, son unas casas construidas a finales de la Edad Media adosadas a la muralla y colgando a las orillas del río, muy características por sus colores ya que dan un aire divertido a la ciudad y se han convertido en una de las imágenes más comerciales de la capital de Girona.

Después de dejaros sorprender por las calles del barrio judío, podéis acercaros a conocer los baños árabes de Girona, una singular construcción románica del siglo XII.

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas