Visita al Castillo de Brihuega
sin valorar
0
Gratis
Horarios y fechasSábados, domingos y festivosde 11 a 14h y de 16 a 18h
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades GratisWeb
Descripción

Ubicado en Brihuega, en la comarca de La Alcarria, encontramos el Castillo de Brihuega. En él nos adentraremos en la historia medieval de este precioso pueblo, donde os sentiréis en una auténtica historia llena de caballeros y princesas. El Castillo asienta sobre una eminencia rocosa, en el extremo sur de la población. Sobre el primitivo fortín de los árabes se añadieron estancias en el siglo XII, de estilo románico, y posteriormente en el XIII le construyeron la capilla de tono gótico de transición.

En la misma comarca, también podéis disfrutar con niños de una visita a las cuevas árabes de Brihuega o un paseo por campos de lavanda.

Historia

El Castillo de Brihuega se encuentra junto a la iglesia de Santa María, ante una de las fortificaciones más complejas de la provincia y de las que más alteradas han llegado a día de hoy. Se trata de un probable alcázar de origen musulmán (después usado por los arzobispos de Toledo con semejante finalidad) y con valores defensivos muy secundarios.

Situado al borde de un barranco sobre el río Tajuña, también recibe el nombre de Castillo de la Peña Bermeja, que actúa como formidable foso natural por todo su costado sur. Se sabe que fue residencia veraniega de los reyes taifas de Toledo entre 1032 y 1085, en especial de Almamún, quien se lo donó a su huésped y refugiado Don Alfonso, después rey de Castilla y León, y conquistador de Toledo.

Este monarca donó Brihuega y su castillo a los obispos de la sede primada, quienes lo poseyeron hasta la época contemporánea. La villa de Brihuega, y sus defensas medievales, por su estratégica situación en el valle del Tajuña y en la zona central de la provincia de Guadalajara, ha sido escenario de muy importantes y decisivas batallas en casi todas las guerras que ha conocido la España moderna, desde la Guerra de Sucesión, hasta la última Guerra Civil.

¿Qué ver?

La villa toda de Brihuega estuvo amurallada por completo. Su actual recinto es enorme, de una longitud de casi dos kilómetros, y puede seguirse con facilidad en su totalidad, aunque donde mejor se observan hoy en día las murallas briocenses es en su costado noroeste, en el que, incluso restauradas y con algunas almenas restituidas, evocan con fuerza su aspecto más primitivo.

El Castillo de Brihuega data de la época árabe, aunque adquirió gran importancia tras la reconquista siendo más palacio que castillo pues su uso fue principalmente residencial. Fue entonces cuando se realizaron varias reformas, sobretodo en manos del arzobispo Ximénez de Rada. Tras varios siglos de uso llegó la decadencia y a principios del siglo XIX, en la Guerra de La Independencia, fue destruido, quedando en estado ruinoso hasta nuestros días.

El castillo tiene como peculiaridad el cementerio colindante en lo que era los huertos de aquél, un espacio llamado El Paraíso: tras quedarse en ruinas,  se comenzó a utilizar como campo santo debido a la gran cantidad de fallecidos a consecuencia de una epidemia de cólera morbo en Brihuega durante el segundo cuarto del siglo XIX, y debido a la saturación de los cementerios de las iglesias del villa.

La reforma ha sido posible gracias al Ayuntamiento y al Estado. Dicha reforma se ha realizado basándose en cómo había sido el castillo en los años posteriores a  la Reconquista. Como elementos nuevos y dándole un toque de originalidad, se añaden oficios tradicionales labrados en piedra en cada arco de la sala noble.

Un par de interesantes puertas de entrada a la villa merecen también admirarse. Así, el arco de Cozagón, situado en el extremo sur de la villa, servía de entrada a la misma desde los caminos que venían desde Toledo. Magnífico elemento de la arquitectura civil gótica, consiste en un par de solidísimos machones de planta cuadrada, que se unen en lo alto por un arco apuntalado. La otra puerta, situada en el extremo norte de la villa, es la formada por el arco de la Cadena, más sencilla, pero también escoltada de cubo semicircular, y rematada por murete almenado.

Sin embargo, lo más importante del castillo son las pinturas murales mudéjares. Éstas se localizan en perfecto estado en la capilla puesto que siempre ha estado techada. Las del salón noble han tenido que ser restauradas ya que han permanecido a la intemperie durante siglos. Se trata de pinturas de estilo mudéjar, con dibujos geométricos y elementos florales y zoomorfos, como es un pez, el cual da nombre a dicha capilla.

La visita

La oficina de turismo de Brihuega ofrece visitas guiadas para visitar este monumento y muchos otros.

  • Se realiza los sabados, domingos y festivos a las 12:00h.
  • El áforo maximo es de 10 personas (para grupos sera necesario consultar con la oficina de turismo).
  • El lugar de salida es la plaza de Coso, 14, donde se encuentra la oficina de turismo.
  • El recorrido: Plaza del coso, Prado de Santa Maria, Visita interior por el castillo de Piedra Bermeja ,Lavadero, Iglesia de San Felipe, Real fabrica de Paños y sus jardines.
  • Precio de 6€ por persona.
  • La duración de la visita es aproximadamente de 2 horas.
  • La entrada al Museo de Historia está incluida y se podrá realizar después de la visita.

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas