Visita al Castillo de Zorita de los Canes
Horarios y fechasDe miércoles a domingos y festivostodo el año: mi a v, d y f de 10 a 17h / ver: s de 10 a 19h / inv: s de 10 a 18h
Añadir evento al calendario
Información
Comentarios (0)
Detalles Para todas las edades Gratis
Descripción

El Castillo de Zorita de los Canes se encuentra en la localidad del mismo nombre, en la comarca de La Alcarria (Guadalajara), sobre un cerro de forma alargada en el margen izquierdo del río Tajo. Se mantuvo el estado de ruina durante todo el siglo XIX. Actualmente, se conserva en relativo estado pues muchas partes han ido desapareciendo con el paso del tiempo. Se encuentra próximo al Parque Arqueológico de Recópolis

Historia

La Alcazaba de Zorita fue mandada construir sobre un monte rocoso por el emir Mohamed I de Córdoba al comienzo de su mandato, en el año 852, para la defensa del paso del río Tajo por la cora de Santaver. De esta época aún se conserva el arco de herradura de la entrada. La Alcazaba fue centro de varias rebeldías contra el poder del emir cordobés, como la protagonizada por Calib ben Hafsum en 886, que partió desde Zorita para saquear Toledo. También Abderramán III usó la Alcazaba de Zorita en su campaña para recuperar la cora de Santaver en el 924 y fue centro los años posteriores de las rebeldías contra el califa de Córdoba.

A mediados del siglo XI Al-Mamún, rey de la taifa de Toledo, cedió la ciudad de Guadalajara y gran parte de La Alcarria, entre ellas la zona de Zorita, a Alfonso VI de Castilla con el fin de ayudarle a ocupar el trono de Castilla, por lo que la ciudad pasó a manos castellanas en cuanto Alfonso accedió al trono en 1072. En 1097 Alfonso VI nombró a Alvar Fáñez alcaide de Zorita, aunque fue derrotado en 1110 por las tropas almorávides, que recuperaron la Alcazaba de Zorita. En 1124 fue conquistada por los caballeros templarios para el Reino de Castilla, que pudieron mantenerla a duras penas ante las tropas almohades.

En 1174 Alfonso VIII de Castilla cedió la Alcazaba de Zorita a la nueva Orden de Calatrava. En 1180 concedió el fuero a Zorita, donde incluía el derecho de pontazgo, haciendo de la villa un lugar de paso protegido por su castillo. La alcazaba fue el principal refugio de la Orden de Calatrava tras su derrota en la batalla de Alarcos en 1195. Reforzaron el castillo con nuevas murallas y dependencias, entre ellas la iglesia en su interior. Fue el centro de la orden hasta la victoria castellana en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212, cuando volvió a controlar sus dominios desde Calatrava la Nueva.

A mediados del siglo XIV hubo un enfrentamiento de poder en la Orden de Calatrava entre el maestre Garci López de Padilla y los comendadores de Zorita, "don Alemán" y Núñez de Prado. Tas años de lucha, con Alfonso XI en el trono de Castilla, y tras la muerte de Padilla en 1334, las tropas reales cercan el castillo y derrocan al alcaide Gonzalo Pérez. Con el crecimiento de Almonacid de Zorita a finales del siglo XV, por preferencia de la Orden de Calatrava, y Pastrana en el siglo XIV, comenzó la decadencia de Zorita. En 1565 Zorita y su castillo fueron comprados por el príncipe de Éboli, que decidió abandonarlo por no ofrecer ya condiciones para la residencia. Desde entonces, el castillo ha permanecido sin uso, en estado de abandono y en progresiva ruina.

Castillo de Zorita

El Castillo de Zorita de los Canes está situada sobre un cerro rocoso de forma alargada que da al norte a la villa de Zorita y al sur a la carretera de Almonacid de Zorita. La parte meridional es la más débil y la que más fuertemente está fortificada. El castillo se divide en tres partes: una albacara, un recinto militar amurallado y un recinto religioso en su interior, donde se encuentra una iglesia románica del siglo XIII con cripta.

La muralla sur y la puerta norte son las partes más antiguas, siendo el resto del recinto de los siglos XII y XIII. En todas las épocas utilizaron sillarejos y sillares de canteras cercanas. El acceso se realiza por dos caminos: desde el sur, que lleva a una torre albarrana construida en 1328; o desde el pueblo, que sube en zigzag, atravesando la puerta principal con un arco gótico y otro de época califal. En el sur del recinto hay restos de un cementerio, usado por los caballeros calatravos, y en el norte un aljibe que comunicaba con toda la alcazaba.

La iglesia románica es de una nave, de planta rectangular sin crucero y con un ábside semicircular y una cripta. Se construyó en el siglo XIII y en ella se conserva un capitel corintio procedente de la basílica visigoda de Recópolis, reutilizado como pila bautismal.

Acceso

El coche lo tendréis que dejar aparcado en la parte baja, junto al río, desde donde tendréis que subir a pie por una sencilla cuesta. El horario de apertura pertenece al Parque Arqueológico Recópolis, del que el Castillo forma parte. El Castillo sólo se puede visitar en visitas guiadas de grupos de mínimo cuatro adultos en los siguientes horarios:

Horario de verano (del 1 de abril al 31 de agosto)

  • De miércoles a viernes, domingos y festivos: de 10:00 a 17:00h.
  • Sábados: de 10:00 a 19:00h.
  • Semana Santa: de 10:00 a 20:00h.

Horario de invierno (del 1 de septiembre al 31 de marzo)

  • De miércoles a viernes, domingos y festivos: de 10:00 a 17:00h.
  • Sábados: de 10:00 a 18:00h.

ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas