Chulilla
Valencia
414 votos
Información
Comentarios (0)
Descripción-
Chulilla se encuentra inmersa en un enclave natural de incalculable valor paisajístico. Una combinación de parajes rocosos, hídricos y boscosos hacen de Chulilla un paraíso natural. Las vistas de la naturaleza que el municipio ofrece constituyen un importante atractivo turístico, dado que su perfil orográfico es marcadamente montañoso, con un gran número de ramblas y barrancos, lo que hace de esta zona una de las más intrincadas de la serranía ibérica. 

El municipio dispone de varios miradores desde los que es posible contemplar el Cañón del Turia (Mirador de las Cuevas), la huerta y los barrancos que bordean al municipio (Mirador de la Peñeta) o una vista panorámica de la población y su entorno (La Muela).

Localización+
Patrimonio+
Chulilla cuenta con pinturas rupestres pertenecientes al periodo epipaleolítico (3500-2000 aC). Situadas en el Barranco de Falfiguera, fueron descubiertas a finales de 1998. Tras una primera observación el friso se relevó como un hallazgo de extraordinario interés por el aspecto y cantidad de las representaciones pictóricas. Las figuras representadas son unas de carácter zoomórfico y otras antropomórficas en diferentes grupos y posturas. La importancia de los hallazgos es tal que una escena de las halladas no tiene paralelos en el Mediterráneo. El municipio también cuenta con restos arqueológicos que datan de la Edad de Bronce y de Hierro, como los poblados íberos del Monte del Castillo, La Talayuela, El Castellar, etc. 

El Castillo fue declarado como Monumento Histórico Artístico en el año 1981. Se trata de un edificio de arquitectura medieval situado en la parte alta del peñón sobre el que se asienta la población en forma de anfiteatro. Constituye el embrión de la villa, no solo porque en él se ubicaron las poblaciones de la Edad Antigua, sino porque sus restos constructivos reflejan los momentos históricos del pueblo, así como también el carácter singular que proporciona al propio pueblo. 

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles fue construida en los siglos XVI y XVII. De estilo barroco, la Iglesia se construyó sobre la antigua mezquita de la población. Durante la guerra civil fue utilizada como cementerio. En su interior se encuentran obras de alto valor, como una talla de madera policromada de una Virgen con Niño (s. XVI), y un lienzo de la Virgen del Castillo con Niño (s. XVII). 

La Ermita de Santa Bárbara se encuentra situada a un kilómetro del pueblo. Se trata de un edificio primitivamente gótico construido en 1364, renovado en 1730 y recientemente rehabilitado. Consta de una sola nave con pilastras, arcos de medio punto y ojivales, con una bóveda de crucería. En ella permanece la patrona del municipio. Dentro del mismo casco urbano de Chulilla se encuentra la Ermita de San Josepe, una construcción del siglo XVII dedicada a la bendición de los animales. Se trata de la única capilla rural que se conserva en el municipio de entre las muchas que se encontraban escampadas por el territorio. 

Cada año se celebran tres fiestas principales en Chulilla. La Fiesta de La Enramá acontece durante el primer fin de semana de mayo, y durante la Pascua, conmemorando la llegada de la primavera por parte de los jóvenes del pueblo, especialmente por parte de los verdaderos protagonistas, los Mayorales y las Obreras, acompañados por las Floreras. Probablemente sea la fiesta más tradicional y arraigada de Chulilla, y una de las más importantes de la comarca de los Serranos. Acontece con la celebración de una romería a caballo por el pueblo, canto de Los Mayos, El Pollo, y la tradicional Enramá. 

Durante el mes de agosto se celebran las fiestas patronales, las Fiestas de Santa Bárbara. Comienzan con uno de los actos más significativos para los chulillanos, el traslado en romería de la patrona desde su ermita hasta el pueblo, donde pasará la semana de fiestas. Durante esta semana también se celebra la festividad de La Virgen de Los Ángeles, titular de la Parroquia, y de San Isidro Labrador. Los actos de las fiestas tienen lugar durante toda la semana. Además de los actos religiosos se celebran cenas populares, verbenas, actividades infantiles, exposiciones, y demás actos que culminan con el traslado de nuevo de Santa Bárbara desde la Iglesia hasta la Ermita. 

En el mes de septiembre tienen lugar las Fiestas del Cristo del Perdón, más comúnmente conocidas como fiestas de Las Cruces. Las calles del pueblo se engalanan con cruces, fruto del trabajo, esfuerzo e ilusión de los vecinos, con motivo de la festividad. Las cruces están hechas con cualquier tipo de material, creando verdaderas obras de arte. Además de plantar cruces, también se engalana todo el conjunto de la calle, dando a Chulilla una imagen distinta y peculiar. Durante la semana se celebra el Triduo al Santísimo Cristo del Perdón, acompañados de verbenas y otras actividades, especialmente en las calles.

Gatronomía+
Chulilla ofrece a sus visitantes una amplia y variada gama de servicios de restauración que se adaptan a las exigencias de nuestros visitantes. Todos ellos han apostado por la calidad y profesionalidad tanto en la cocina como en el servicio. La gastronomía en Chulilla es rica y variada. Similar al resto de la comarca pero con ingredientes que la hacen completamente distinta. 

Son típicos los siguientes sabrosos platos: La olla de carne. Sus ingredientes son alubias, patata, cardo, tocino, morcilla de pan, morcilla de cebolla, güeña, mediana y hueso. La Olla de berzas. Elaborado con alubias, acelgas y patata, con el toque especial de la hierbabuena. El Rin-Ran; Es un plato que deriva de la olla de berzas, a las patatas, acelgas y las alubias se les añade bacalao, huevo duro, y un buen chorro de aceite de oliva. Ajo arriero. Los ingredientes son patata, bacalao y aceite. 

En repostería no hay que olvidar el dulce típico chulillano, El Reguiño. La apariencia es de un panquemado, pero los ingredientes no son los mismos ni el sabor tampoco, este es un poco más dulce. Tampoco podemos olvidar los congretes, el mantecado y las tortas de almendra. Todo ello acompañado de buenos vinos de la tierra como el Vino Rancio y La Mistela.

Zonas verdes+
Chulilla se encuentra inmersa en un enclave natural de incalculable valor paisajístico. Una combinación de parajes rocosos, hídricos y boscosos hacen de Chulilla un paraíso natural. Las vistas de la naturaleza que el municipio ofrece constituyen un importante atractivo turístico, dado que su perfil orográfico es marcadamente montañoso, con un gran número de ramblas y barrancos, lo que hace de esta zona una de las más intrincadas de la serranía ibérica. 

El municipio dispone de varios miradores desde los que es posible contemplar el Cañón del Turia (Mirador de las Cuevas), la huerta y los barrancos que bordean al municipio (Mirador de la Peñeta) o una vista panorámica de la población y su entorno (La Muela). 

El Cañón del Turia constituye el eje vertebrador del municipio de Chulilla. Con una longitud aproximada de 4 km y paredes de hasta 160 m de altura, por él discurre el río Turia de noroeste a sureste desde el embalse de Loriguilla hasta el municipio de Chulilla. Probablemente este sea uno de los parajes más bonitos y, al mismo tiempo desconocido de la Comunidad Valenciana. En el interior del mismo es posible disfrutar de zonas de baño como El Charco Azul, El Remanso las Mulas, La Peña la Judía y Las Canales. 

Dentro del Cañon nos encontramos con el Paraje natural de los Calderones. Además, a lo largo de sus paredes se encuentra la Cueva del Tesoro, la Cueva del Gollisno, y numerosas vías de escalada. El Charco Azul es un remanso de agua que bien juega el papel de piscina natural en verano y que ofrece un entorno maravilloso. No se encuentra lejos del casco urbano, y las diferentes vías de acceso al mismo permiten al visitante la posibilidad de interactuar de forma directa con la naturaleza. 

Además de estas zonas de baño, en el término de Chulilla se encuentran dos zonas de baño que sobresalen por su originalidad. La primera de ellas es Valladejo, situada en el Rio Sot, ofrece la posibilidad de bañarse dentro de un cañon de aguas profundas y de remontar a nado el rio. Las Toscas por su parte, permiten disfrutar del baño en unas cascadas naturales de aguas tranquilas. 

Al sur del núcleo urbano se encuentra el Barranco de Falfiguera. Actualmente se ha acondicionado para la práctica del senderismo. Parte de la magia de este paraje se entiende cuando se accede a la zona que alberga las pinturas rupestres, situadas en un lugar de difícil acceso, lo que explica el hecho de que hayan podido perdurar hasta nuestros días. Las áreas recreativas de Pelma y Pie de Presa ofrecen un entorno natural y paisajístico de alto valor. Cuentan con paelleros y mobiliario ofreciendo al visitante la posibilidad de disfrutar de un día tranquilo en la naturaleza.

También te pueden interesar
Calles
Valencia
14
Alpuente
Valencia
0
Segorbe
Castellón
0
ActividadesPueblosPublicarDirectorio
Éste sitio web usa cookies. Puede aceptar el uso de todas las cookies o leer más sobre el uso y configurar su uso. Política de privacidad.
Configurar
Aceptar todas